Las ventajas de los multifuncionales son numerosas. En primer lugar, ahorran espacio al combinar varios periféricos en un solo dispositivo. El espacio requerido es un poco mayor que el de una impresora tradicional, pero sigue siendo interesante en términos de la multiplicidad de funciones. La segunda ventaja es financiera, ya que el precio de un MFP siempre será inferior al precio acumulado de todos los dispositivos que sustituye. Concretamente, si los precios oscilan entre los 50 y los 450 euros, para un uso clásico, seguramente encontrará las funciones que le convengan entre 80 y 200 euros. Por último, algunas funciones, como la fotocopia o la impresión de fotos desde una tarjeta, son accesibles sin necesidad de encender el PC.